La importancia de la cena

La cena es el último tiempo de comida, pero no por eso el menos importante. El reto diario de muchas mamás es lograr que los niños respeten los tiempos de comida, y sobretodo que coman todo lo que se les sirve, sin embargo, algunos pequeños son exigentes y conseguirlo resulta todo un desafío que implica creatividad pero sobretodo ¡mucha paciencia!

¿Cómo debe ser la cena?

Si bien por la noche el requerimiento energético (calorías) disminuye, el organismo sigue trabajando. Una cena correcta debe incorporar por lo menos dos grupos de alimentos de El Plato del Bien Comer y aportar entre el 20 y el 25% de las necesidades nutrimentales del día.

Nutrimentos recomendados para dormir más y mejor:

  • Vitaminas del grupo B: procura cereales enriquecidos con vitamina B12, esta vitamina interviene en la regulación de los ciclos de sueño a través de una sustancia llamada melatonina. Deficiencia de B12 puede afectar el descanso de los pequeños.
  • Magnesio: la falta de sueño es uno de los síntomas de la deficiencia de éste mineral. Lo encuentras en vegetales de hoja obscura (como la acelga y las espinacas), semillas, nueces, habas, lentejas y pescado.
  • Vitamina D: De acuerdo al Journal of Clinical Sleep, existe una estrecha relación entre la deficiencia de vitamina D y el cansancio diurno. Incluye leches fortificadas con vitamina D y baños de sol.
  • Potasio: Deficiencia de potasio puede conducir a la dificultad de permanecer dormido. No sólo el plátano contiene potasio, también el jitomate, los frijoles, el aguacate y las papas con cáscara.

El triptófano es un aminoácido implicado en producción de serotonina, neurotransmisor que promueve un sueño saludable y un buen estado de ánimo.

La importancia de cenar en familia

Diversas investigaciones muestran que los niños que cenan en familia tienen menos probabilidad de desarrollar sobrepeso u obesidad, hacer elecciones saludables en sus alimentos y ser menos vulnerables a desarrollar trastornos de alimentación.

La televisión no es el mejor aliado a la hora de ingerir alimentos, además de que corta la comunicación en familia, distrae el apetito del niño. Considera que la cena debe servirse no muy tarde, la recomendación es hacerlo una hora antes de irse a la cama.

Opciones para niños melindrosos

El amor entra por los ojos, utiliza utensilios atractivos como platos de colores, cubiertos acordes a su tamaño y vasos que puedan manipular. Te dejo un par de recetas con las que seguro tus pequeñines te regalarán un sonrisa de oreja a oreja.

Burritos de pollo con zanahoria:



Pizza casera: