¡Cuanto más avena, mejor!

La avena es un cereal integral rico en carbohidratos, vitamina B1 y fibras. Las fibras son esenciales e importantes para el funcionamiento del intestino, y la avena es la fuente de una fibra especial, el beta-glucano.

El beta-glucano ayuda a mantener los niveles saludables del colesterol y el azúcar en la sangre, por eso, debe ser incorporada en la alimentación del niño desde luego. Niño saludable, adulto saludable.

Un estudio realizado con 713 niños daneses de 8 a 11 años de edad mostró que aquellos que consumen más granos integrales, como la avena, presentan un perfil cardiometabólico protector, además de menores niveles de insulina en la sangre. El estudio apoya la idea de que los cereales integrales deben hacer parte de una dieta saludable desde la infancia.

Una manera de incluir el consumo de avena en la alimentación de los niños es utilizar los copos para hacer barras de cereales y frutas, amasar plátanos bien maduros y dulces y, también preparar esa deliciosa crema de avena. ¡Estoy segura de que a los niños les va a encantar ayudar y comerlo después! ¡Aproveche la época de Navidad para hacer galletas de avena y colgarlos en el árbol de Navidad!

Para el día a día, si usted elije alimentos de avena industrializados, lea la lista de ingredientes y elija aquellos en cual la avena se muestre entre los primeros ingredientes en la lista o aquellos enriquecidos con beta-glucano. ¡La avena es un alimento de alta densidad nutricional y una excelente opción para incluir en el desayuno y en las meriendas!

PHILIPPI, S. T. Pirâmide dos alimentos: fundamentos básicos da nutrição. Barueri, SP: Manole, 2008

DAMSGAARD, C.T. et al. Whole-Grain Intake, Reflected by Dietary Records and Biomarkers, Is Inversely Associated with Circulating Insulin and Other Cardiometabolic Markers in 8- to 11-Year-Old Children. J Nutr. 2017 May;147(5):816-824. doi: 10.3945/jn.116.244624. Epub 2017