Alimentos enriquecidos: como incluirlos en una alimentación saludable

El alimento enriquecido o fortificado, según la Agencia de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), órgano que reglamenta alimentos en Brasil, es todo alimento que se le añada uno o más nutrientes esenciales, como vitaminas y minerales, con el objetivo de reforzar su valor nutricional en uno o más nutrientes, para la alimentación de la población en general o para grupos específicos.

En Brasil y en otros países, la legislación vigente ya exige que algunos alimentos, como las harinas de maíz y de trigo, sean obligatoriamente fortificada con hierro y acido fólico, buscando la reducción de la incidencia de anemia por carencia de hierro y enfermedades del tubo neural en bebés.

Actualmente existen muchos alimentos enriquecidos para grupos específicos, como los niños. Las bebidas vegetales, jugos, panes, cereales, galletas y yogures son algunos ejemplos.

Estos alimentos pueden ser fácilmente incluidos en la alimentación de los niños, como complemento, para garantizar las dosis adecuadas de vitaminas o cuando existe un diagnostico de carencia nutricional. En este sentido, los alimentos enriquecidos cumplen una función importante a la salud, previniendo la falta de vitaminas y minerales, en el proceso paralelo a la educación nutricional.

¿Pero, como incluirlos en la alimentación? Siguen algunos ejemplos:

  • En el desayuno y en las meriendas (lunch de la mañana o merienda de tarde): una opción de bebida enriquecida, como jugos o leches; galletas y cereales integrales enriquecidos con vitaminas; pasteles y panqués hechos con harina enriquecida o quesos y yogures enriquecidos, que pueden ser complementados con licuados de frutas y frutas picadas.
  • En las comidas principales (almuerzo y cena): elija arroz enriquecido, preparaciones que incluyan leches, harina y huevos enriquecidos; cuando consuma jugos durante la comida, la opción de enriquecidos con vitaminas y DHA también es interesante.

Vale la pena recordar que la fortificación de alimentos industrializados se constituye, actualmente, en uno de los mejores procesos para la corrección de las deficiencias nutricionales, principalmente en la infancia. Sin embargo, el consumo de alimentos enriquecidos debe ser aliado a hábitos de vida sanos y una alimentación equilibrada, y en casos de carencia nutricional, busque un profesional de salud, que lo podrá orientar en los alimentos que contienen los nutrientes que deben ser priorizados.

Referencias bibliográficas:

Marques, M. F.; Marques, M. M.; Xavier, E. R.; Gregório, E. L. Fortificação de alimentos: uma alternativa para suprir as necessidades de micronutrientes no mundo contemporâneo. HU Revista, Juiz de Fora, v. 38, n. 1 e 2, p. 29-36, jan./jun. 2012.

Agência Nacional de Vigilância Sanitária – ANVISA. http://portal.anvisa.gov.br/resultado-de-busca?p_p_id=101&p_p_lifecycle=0&p_p_state=maximized&p_p_mode=view&p_p_col_id=column-1&p_p_col_count=1&_101_struts_action=%2Fasset_publisher%2Fview_content&_101_assetEntryId=2866865&_101_type=content&_101_groupId=219201&_101_urlTitle=alimentos-enriquecidos&inheritRedirect=true

LIBERATO, S. C.; PINHEIRO-SANT’ANA, H. M. Fortification of industrialized foods with vitamins. Revista de Nutrição, Campinas, SP, v. 19, n. 2, p. 215-231, abr. 2006.