¿Qué nutrientes son importantes para mejorar la atención y el aprendizaje de los niños?

Los hábitos alimentarios de los niños se forman durante la infancia, los cuales serán extendidos por toda la vida adulta. Además, la alimentación sana desde la infancia está vinculada a un crecimiento y desarrollo óptimo, garantizando de esta forma, todos los nutrientes necesarios para cada etapa de la vida.

La alimentación tiene un papel fundamental, especialmente en la infancia: ¡mejorar la capacidad de atención y aprendizaje de los niños! ¿Pero cómo?

Bueno, vamos a explicarlo.

Actividades que involucren atención, concentración, memoria y demás, están envueltas en el aprendizaje de los niños, y necesitan más allá de una cantidad de energía adecuada, una cantidad de nutrientes que atiendan la demanda de estas funciones. De esta forma, la energía debe provenir principalmente de los siguientes nutrientes, pensando en el desarrollo de la atención y aprendizaje de los niños:

  1. Carbohidratos – son los alimentos como pan, pastas, cereales y granos que ofrecen la mayor cantidad de energía para mantener las actividades diarias de esos niños, incluyendo las relacionadas al estudio. El consumo insuficiente de carbohidratos puede llevar a la falta de energía, cansancio y falta de atención, reduciendo el rendimiento cognitivo. El consejo es siempre dar la preferencia al consumir estos alimentos por las versiones integrales, que confieren energía y saciedad necesarias;
  2. Proteínas – estos nutrientes se encuentran en productos de origen animal, como los productos lácteos (leches y derivados) y en las carnes en general. También pueden ser obtenidos a partir de alimentos de origen vegetal, como la lenteja, el frijol, el garbanzo y semillas. Estos nutrientes, cuando son consumidos en cantidades inadecuadas, pueden llegar a comprometer el crecimiento y desencadenar reflejos de dificultad de concentración y aprendizaje entre los niños;

Mas allá de la cantidad de energía y proteínas adecuadas, otros nutrientes pueden contribuir para mejorar el rendimiento y el aprendizaje de los niños, y estos son:

  • Vitaminas del complejo B: cuando se consumen en dosis adecuadas, auxilian en la función cerebral, evitando la fatiga y actuando así, en la mejora del rendimiento cognitivo de los niños. Pueden encontrarse en alimentos de origen animal, como carnes, huevos, leches y derivados, así como, en cereales integrales y alimentos enriquecidos o fortificados.
  • Omega 3: los ácidos grasos omega 3 actúan a nivel cerebral mejorando la concentración, la memoria y el aprendizaje en general. Investigadores de la Universidad de Oxford evaluaron a 493 niños británicos, con edades entre siete y nueve años, e identificaron que los niños que tenían dificultades en lectura presentaban bajo índice de omega 3; y los niños que tenían niveles más elevados de omega 3 presentaban mejores resultados en lectura y en memoria. Las principales fuentes alimentarias son los pescados de agua salada: el salmón, el atún, el arenque y la sardina. Los suplementos y alimentos fortificados también son importantes para atingir la recomendación diaria.

Por lo tanto, es imprescindible que los niños tengan una alimentación saludable y equilibrada, con nutrientes específicos y adecuados de acuerdo a las necesidades individuales, para así, reflejarse en el aprendizaje y en su vida escolar. ¡Como padres, siempre debemos invertir en lo que es mejor para nuestros hijos!

Referencias bibliográficas:

Vannucchi, H.;  Cunha, S. F. de C.  Funções Plenamente Reconhecidas de Nutrientes Vitaminas do Complexo B: Tiamina, Riboflavina, Niacina, Piridoxina, Biotina e Ácido Pantotênico. Força-tarefa Alimentos Fortificados e Suplementos: Comitê de Nutrição, ILSI Brasil, Julho, 2009.

CUNHA, L. F. A importância de uma alimentação adequada na educação infantil. (Monografia) Universidade Tecnológica Federal do Paraná – UTFPR, 2014.

Carvalho, A. P. L. S. Importância da alimentação para melhorias na aprendizagem de crianças em unidades públicas de ensino: revisão integrativa. Revista Somma | Teresina, v.2, n.2, p.74-83, jul./dez. 2016.

Montgomery, P.; Burton, J. R.; Sewell,R. P.; Spreckelsen, T. F.; Richardson, A. J. Low Blood Long Chain Omega-3 Fatty Acids in UK Children Are Associated with Poor Cognitive Performance and Behavior: A Cross-Sectional Analysis from the DOLAB Study. PLoS ONE 8(9), 2013.