¡Qué hacer para que los niños coman bien!

En el proceso de educar a los hijos, diversos son los retos de los padres, principalmente cuando se trata de la nutrición de sus hijos. ¡Muchas veces es necesario rediseñar  la rutina de la alimentación de toda la familia, porque lo primordial es que los padres den el ejemplo. La alimentación sana es para todos, en todas las etapas de la vida.

Es necesario prohibir la alimentación inadecuada: comidas monótonas, siempre basadas en los mismos alimentos, ausencia de frutas, verduras y vegetales o el consumo de manera irregular de ellas, y una dieta rica en alimentos muy calóricos, pero baja en vitaminas y minerales.

Sin embargo, aunque muchas veces estén expuestos a un ambiente saludable, particularmente los niños, se rehúsan a comer bien. Pueden ser muy selectivos, no tener interés o no tener apetito.

El rechazo de alimentos preocupa a los padres que siempre cuestionan como deben intervenir para evitar riesgo de infecciones, atrasos en el crecimiento y desarrollo de los niños.

Para garantizar la ingesta de vitaminas y minerales es necesario pensar en las porciones de las comidas, tomando en cuenta que la capacidad del estómago puede variar de 240 a 500 ml, dependiendo del tamaño del niño. Ofrecer cantidades más pequeñas y más veces al día, puede ayudar. Prepare botanas nutritivas y coloridas, pues todas las comidas son importantes. Incluya a los niños en la preparación de alimentos y cree con ellos su propio cuaderno de recetas.

Evite transformar la alimentación en un momento de conflicto y control. Si los padres ofrecen 5 veces al día: 3 comidas y 2 botanas, completas y equilibradas, el niño tendrá una alimentación saludable, aunque en una comida no haya comido mucho de un grupo de alimentos o un alimento en particular.

También recuerde que la suplementación es importante en caso de que la alimentación de su hijo no sea capaz de proporcionar la cantidad de nutrientes que su cuerpo necesita.

Y para controlar aún mejor el estrés, los suplementos están disponibles en diversas formas, como cápsulas, en polvo, líquido y gomitas que pueden ampliar la aceptación y eliminar un conflicto a más. Ponga atención a la etiqueta y a las dosis diarias recomendadas.

Referencias

1. International Food Policy Research Institute. Global Hunger Index: The Challenge of Hidden Hunger. Washington, DC, 2014. Disponível em: https://www.ifpri.org/sites/default/files/ghi/2014/index.html

2. Bailey, R. L., West Jr., K. P., & Black, R. E. (2015). The Epidemiology of Global Micronutrient Deficiencies. Annals of Nutrition and Metabolism, 66(2), 22–33. doi:10.1159/000371618 

3. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Sustainable Development Goals. State of Food and Agriculture, 2012. Disponível em: http://www.fao.org/sustainable-development-goals/did-you-know/detail-news/en/c/211122/

4. Marhias, M. G., et al. (2018). Clinical and Vitamin Response to a Short-Term Multi-Micronutrient Intervention in Brazilian Children and Teens: From Population Data to Interindividual Responses. Mol. Nutr. Food Res. DOI: 10.1002/mnfr.201700613

5. Cozzolino, S. M. F. Suplementação com micronutrientes: Como e Quando? CFN, 2015. Disponível em http://www.cfn.org.br/wp-content/uploads/2015/12/Suplementacao-com-micronutrientes-como-e-quando.pdf

6. Abe-Matsumoto, L. T., Sampaio, G. R., & Bastos, D. H. M. (2015). Suplementos vitamínicos e/ou minerais: regulamentação, consumo e implicações à saúde. Cadernos de Saúde Pública, 31(7), 1371–1380. doi:10.1590/0102-311×00177814