La importancia de Omega 3 en la salud humana

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La importancia de Omega 3 en la salud humana

Por el Prof. Dr. Mauro Fisberg, CRM 28119

Pediatra y nutriólogo, Coordinador del Centro de Nutrición y Dificultades Alimentarias del Instituto PENSI, Fundación José Luiz E. Setúbal y Profesor del Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina Paulista Unifesp.

En los últimos años, con el creciente número de casos de muertes y accidentes cerebrovasculares, muchas investigaciones e Instituciones han estado buscando soluciones para la prevención de estos problemas. Entre las tantas soluciones que han encontrado se encuentra la disminución de consumo de tabaco y alcohol, el aumento de la actividad física y una dieta más saludable. Aquí entra el importante papel de las grasas. Especialmente los llamados ácidos grasos presentes en los peces de agua salada. El consumo de estos alimentos y en consecuencia estas grasas, especialmente los ácidos conocidos como Omega 3, EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), están asociados con una reducción de la enfermedad coronaria, infarto de miocardio e incluso una disminución del riesgo de mortalidad global.

Además del pescado, algunos otros alimentos también se consideran fuente de grasas omega-3. Por lo tanto, las personas que no consumen carne pueden ser deficientes si no comen alimentos ricos en grasas. Algunas fuentes vegetales también contienen ácido alfa linoleico (ALA) como la linaza, las semillas de chía, semillas de calabaza y otras. Sin embargo, el ALA necesita ser convertido en el cuerpo a EPA y DHA. La tasa de conversión y la utilización son bajas. Por lo tanto, especialmente los vegetarianos y veganos necesitan de una gran guía y apoyo nutricional para evitar la deficiencia de este ácido graso. Otros alimentos que se pueden usar pero que son de más difícil acceso son las microalgas.

La recomendación para consumir de manera adecuada omega 3 es a través de la ingesta frecuente de pescado, (especialmente aquellos ricos en ácidos grasos como el pescado de agua salada) y de alimentos enriquecidos. Sin embargo, hoy en día resulta difícil abastecer a toda la población con dosis frecuentes de pescados de agua salada, no a todos les gusta el pescado o en ocasiones resulta costoso, por lo que en última instancia determina la necesidad del uso de suplementos.

Los estudios de revisión de intervención muestran que el uso de omega-3 puede ser especialmente beneficioso para prevenir eventos más graves, como accidentes cerebrovasculares que causan la muerte.

Un hecho interesante, es la posible asociación de efectos secundarios que se presentan con uso de medicamentos que funcionan para reducir el nivel de grasas ó colesterol en la sangre, como las estatinas.

Debido a que estos medicamentos, especialmente a altas dosis para combatir el colesterol alto o en combinación con otros medicamentos para reducir los triglicéridos, tienen efectos desagradables como dolores musculares. Es por eso que buscamos evaluar el efecto de la suplementación con omega-3 en la reducción de triglicéridos. Se ha encontrado que esta suplementación es extremadamente efectiva para reducir las grasas en la sangre en conjunto con una dieta equilibrada y saludable.

Otro factor importante del omegas 3 en la salud humana es su papel en el desarrollo de la memoria, el aprendizaje, la inteligencia y la capacidad de resolución de problemas, el llamado sistema cognitivo. Las grasas participan en la formación de las membranas celulares del sistema nervioso central, lo que facilita la transmisión de información entre las células y ayuda a asegurar el tejido nervioso. Algunos estudios también muestran que los suplementos de omega 3 ayudan a la capacidad de modular nuestro comportamiento previniendo la depresión y los trastornos del estado de ánimo, el estrés y la ansiedad.

Durante el período prenatal y en los primeros dos años de vida, estas grasas ayudan a formar tejido nervioso, asegurando un desarrollo adecuado. El cerebro humano está formado por una gran cantidad de grasas y el DHA es el componente más grande. El uso de suplementos durante el embarazo mostró que el consumo de omega 3 podría conducir a un mejor desarrollo visual e intelectual de los niños, ayudando con el aprendizaje y reduciendo la cantidad de procesos infecciosos.

En resumen, el consumo adecuado de una dieta de grasas de buena calidad y la suplementación continua de omega-3 puede contribuir a la prevención de problemas cardiovasculares al reducir el nivel de grasas “malas” y aumentar el de las grasas “buenas”. reducir la necesidad de medicamentos para disminuir triglicéridos. El Omega 3 ayuda a la formación de la retina previniendo la degeneración del tejido ocular (mácula) y la vaina de mielina y esencial en el desarrollo del cerebro. Por lo tanto, están asociados con el desarrollo, el sistema de defensa contra infecciones y la prevención de enfermedades crónicas que pueden conducir a una mayor mortalidad.