¿Se pueden prevenir las alergias?

Si estas leyendo este artículo, es muy probable que tengas alguna alergia, tu hija o hijo tenga una alergia o alguien conocido la presente. De hecho, las alergias son cada vez más frecuentes en todo el mundo y se han convertido en una causa muy importante de enfermedad crónica en niños. La Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, por ejemplo, tiene unos datos preocupantes:

  • A nivel mundial, entre 10 y 30% de la población tiene rinitis alérgica
  • Un estudio en Estados Unidos encontró que hasta 8% de los niños tienen alergias alimentarias
  • En niños escolares, a nivel mundial, entre 40 y 50% de los niños presentan sensibilidad al menos a un alergeno común
  • Entre 10 y 17% de los niños presentan dermatitis atópica
  • El asma es la enfermedad crónica más frecuente en edad infantil y causante de más días de pérdida escolar en sociedades industrializadas
  • Es notable el aumento de alergias a nivel mundial durante los últimos 50 años

¿Qué son las alergias?

Nuestro sistema inmune está encargado de protegernos de diferentes agentes causantes de enfermedades como virus y bacterias, para evitar que nos causen enfermedades. Una alergia es una respuesta inapropiada del sistema inmune, en la que confunde una sustancia inerte (por ejemplo, la leche o el polen) con un potencial intruso. La respuesta que lleva a cabo no es la misma que al repeler un agente nocivo, pero igualmente causa molestias, síntomas e incluso daño y enfermedades de fondo alérgico.

La Marcha Atópica

Aunque no es un patrón universal a todos los niños, las enfermedades alérgicas suelen presentarse juntas y muchas veces, en secuencia. Las cinco enfermedades de la marcha atópica son:

  • Eczema o Dermatitis atópica (piel descamada, lesiones, grietas)
  • Alergia alimentaria (inflamación en labios o garganta, diarrea, dificultad para digerir alimentos, reflujo, distensión abdominal)
  • Rinitis alérgica (inflamación nasal, escurrimiento, obstrucción, estornudos, ronquidos por nariz tapada)
  • Asma (Tos de larga duración, dificultad para respirar)
  • Conjuntivitis alérgica (picazón en ojos, sensibilidad exagerada a la luz)

Aunque el concepto de marcha atópica se ha cuestionado recientemente, es cierto que las enfermedades alérgicas suelen presentarse juntas y si progresan, tienden a añadirse nuevos síntomas en diferentes aparatos.

¿Qué causa las alergias?

No hay una causa única por la cual se presenten, sin embargo, se van conociendo algunos factores que contribuyen a su desarrollo:

Genética: Si los padres han desarrollado alergia, es más probable que los hijos la presenten

Uso de antibióticos: Existe una relación saludable entre la microbiota intestinal (las bacterias buenas que viven ahí) y el sistema inmune. Con el el uso de antibióticos a edades tempranas, especialmente en el primer año de vida, la microbiota se modifica y empieza a tener una relación no tan saludable que puede confundir al sistema inmune

Ambiente excesivamente limpio: Desde los años 70 se encontró que los niños que viven en ciudades tienen más alergias, mientras que aquellos que crecían en medios rurales y tenían contacto con tierra y animales de campo tenían menos.

¿Qué hago para prevenirlas?

El tratamiento de las alergias está fuera del tema de esta publicación, y frecuentemente depende no sólo de un solo especialista sino que es un manejo multidisciplinario.

Pero si pronto vas a ser mamá, tienes bebés o niños pequeños, no puedes cambiar tu genética para cambiar la predisposición a alergias, pero hay estrategias que te pueden ser útiles para limitar el riesgo de desarrollar alergias.

Evita el uso de antibióticos a edades tempranas: En niños sanos, más del 90% de infecciones en los primeros años de vida no requieren de antibiótico, aún si cursan con fiebre. Habla con tu pediatra para saber si realmente es imprescindible la prescripción de antibióticos en un cuadro infeccioso.

Introducción temprana de alergenos: Mucho tiempo se recomendó que ciertos alimentos se empezaran a dar hasta después del año de vida para disminuir el riesgo de alergias. La evidencia actual indica que la introducción de alimentos como pescado, crema de cacahuate y huevo tan temprano como los 6 meses puede prevenir el desarrollo de alergias.

Evitar ambientes casi-estériles: Si bien es importante un lavado de manos para evitar enfermedades, el contacto con mascotas y tierra en niños sanos puede ser benéfico en la prevención de alergias.

Micronutrimentos: Ciertos nutrimentos tienen efectos positivos en disminuir el riesgo de desarrollar alergias e incluso en disminuir los síntomas asociados. El zinc, la vitamina D, los carotenos y particularmente los ácidos grasos esenciales omega 3 (DHA y EPA) en diversos estudios han mostrado ciertos efectos benéficos. Elegir alimentos naturalmente ricos, enriquecidos o suplementados con estos nutrimentos en las edades apropiadas, incluso durante el embarazo, puede disminuir el riesgo de desarrollar alergias.

¿Tienes alguna otra duda acerca de las alergias? 

Ferrante, G. and S. La Grutta, The Burden of Pediatric Asthma. Front Pediatr, 2018. 6: p. 186.

Hill, D.A. and J.M. Spergel, The atopic march: Critical evidence and clinical relevance. Ann Allergy Asthma Immunol, 2018. 120(2): p. 131-137.

Stiemsma, L.T., et al., The hygiene hypothesis: current perspectives and future therapies. Immunotargets Ther, 2015. 4: p. 143-57.

Chan, E.S., et al., Early introduction of foods to prevent food allergy. Allergy Asthma Clin Immunol, 2018. 14(Suppl 2): p. 57.

American Academy of Allergy Asthma & Immunology. Allergy Statistics. Avaible in <https://www.aaaai.org/about-aaaai/newsroom/allergy-statistics>