La correcta nutrición para construir su defensa inmunológica: qué aconsejan los expertos en salud

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Mientras el mundo sigue enfrentando la influenza estacional, una nueva preocupación de salud pública global surgió con la pandemia de la enfermedad del coronavirus. Infecciones virales están presentes por todo el mundo, y muchos países están implementando medidas drásticas para reducir la propagación. Es importante seguir algunas prácticas de salud pública para reducir la difusión de la infección: lavarse las manos regularmente, evitar tocar el rostro sin haberse lavado las manos, evitar contacto próximo con personas enfermas, y desinfectar frecuentemente objetos tocados son acciones que tienen un papel importantísimo para minimizarse la difusión de la enfermedad.1,2

Reforzar el sistema inmunológico con nutrición adecuada es otra acción importante que se puede realizar en paralelo para ayudar a reducir el riesgo y el impacto de las infecciones de virus. Garantizar una nutrición adecuada es un abordaje efectivo que puede facilitar una respuesta inmunológica sana. De hecho, la ingesta de nutrientes para optimización, como un hábito regular en la dieta, es una forma de construir un sistema inmunológico más resiliente para un plazo más largo.

Cómo la nutrición ayuda a tener un sistema inmunológico sano

Nutrientes claves y esenciales actúan en coordinación y sinergia para respaldar un sistema inmunológico sano. Estos nutrientes incluyen vitaminas A, B6, B12, C, D, E y ácido fólico, oligoelementos como cinc, hierro, selenio, magnesio y cobre, además de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA.3 La ingesta de estos nutrientes en cantidades optimizadas es necesaria para respaldar el complejo sistema inmunológico. En el caso de algunos micronutrientes, la cantidad optimizada para respaldar la inmunidad de la mejor forma posible es mayor que recomendaciones como las de las Raciones Diarias Recomendadas (RDA).3,4 De la misma forma, tener bajos niveles puede reducir la resistencia a infección.

Además de los nutrientes claves mencionados arriba, se reportó que otros ingredientes funcionales respaldan las respuestas inmunológicas de nuestro cuerpo. Fue demostrado, por ejemplo, el efecto benéfico de cepas probióticas selectivas en la salud de las vías respiratorias superiores.5

Priorizar alimentos ricos en nutrientes y una dieta bien equilibrada es la mejor forma de obtener los nutrientes deseados. Sin embargo, esto puede no ser siempre posible, especialmente para determinadas poblaciones o grupos de personas.6,7 En estos casos, suplementos nutricionales ofrecen una opción segura y fiable para complementar la dieta, reponer cualquier falta nutricional, y ayudar a respaldar el sistema inmunológico.

Recomendaciones de especialistas para ayudar a las defensas inmunológicas del cuerpo

¿Qué nutrientes debo utilizar, y cuánto? Lo mejor es garantizar la ingesta de todos los nutrientes claves en niveles que ayuden a respaldar el funcionamiento optimizado del sistema inmunológico. Las vitaminas C y D y cinc pueden respaldar la respuesta del sistema inmunológico en complicaciones infecciosas, como pulmonía e infecciones del tracto respiratorio.8-10 La inflamación es un componente clave de la respuesta inmunológica natural del cuerpo. Los ácidos grasos polinsaturados de cadena larga EPA y DHA ayudan a solucionar la inflamación y respaldar el proceso de cura.11,12

    • Se recomienda suplemento diario de vitamina C de 200-500 a individuos sanos. Los requerimientos pueden variar dependiendo del estado de salud, y se puede considerar que 1-2 g puede ser útil.
    • Se recomienda suplemento diario de vitamina D de 2.000 IU (50 µg).
    • El cinc ayuda en la respuesta inmunológica. Se recomienda un suministro diario en el rango de 8-11 mg.
    • Suplemento diario de 250 mg de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA puede respaldar una respuesta inmunológica sana.

En paralelo a importantes prácticas de salud pública para ayudar a reducir la propagación de infección, las siguientes rutinas de dieta pueden ayudar a reduzir el riesgo y la severidad de infecciones de virus:

  1. Se recomienda un suplemento diario multivitamínico y de oligoelementos para ayudar a alcanzar la ingesta optimizada de micronutrientes mencionada arriba.
  2. Para algunos micronutrientes, como vitamina C y D, la ingesta superior a los requerimientos de nutrientes puede respaldar mejor una función inmunológica optimizada.
  3. La ingesta de nutrientes idealmente tendría que venir de una dieta bien equilibrada, pero eso es frecuentemente difícil de conseguir.
  4. Suplementos nutricionales ofrecen una opción segura para complementar la dieta y eliminar potenciales faltas de nutrientes.

Medidas de salud pública son centrales para limitar el esparcimiento de enfermedades en las comunidades. A la vez, la nutrición puede tener un papel clave para respaldar una función inmunológica optimizada. Los especialistas concuerdan en que si adecuados nutrientes para respaldar la inmunidad no se obtienen en la dieta, suplementos con micronutrientes específicos, oligoelementos y ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a optimizar la función inmunológica. Aunque la nutrición sola puede no ser capaz de evitar enfermedades o infecciones, ella reforzará la respuesta inmunológica de su cuerpo y puede acelerar la recuperación. 

Para encontrar los productos adecuados que contengan esos nutrientes, pregunte a su farmacéutico o en su comercio de alimentos saludables o tienda online de confianza.

Referencias:

  1. cdc.gov [internet]. Atlanta: Centers for Disease Control; c2020 [cited 2020 March 12]. Disponible en https://www.cdc.gov/flu/prevent/prevention-treatment.html.
  1. cdc.gov [internet]. Atlanta: Centers for Disease Control; c2020 [cited 2020 March 11]. Disponible en https://www.cdc.gov/flu/prevent/prevention.htm.
  1. Gombart AF, Pierre A, Maggini S. A Review of Micronutrients and the Immune System – Working in Harmony to Reduce the Risk of Infection. Nutrients. 2020;12(1):236.
  1. Recommended Dietary Allowance. Food and Nutrition Board of the Institute of Medicine, National Academies. Washington DC: National Academies Press; 2011.
  1. Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev 2015;(2):CD006895.
  1. Elmadfa I, Meyer A, Nowak V, et al. European Nutrition and Health Report. Forum Nutr. 2009;62:1-405.
  1. ars.usda.gov [internet]. Washington DC: Agricultural Research Serve, USDA; c2020 [cited 11 March 2020]. Disponible en www.ars.usda.gov/nea/bhnrc/fsrg
  1. Hemila H, Louhiala P. Vitamin C for preventing and treating pneumonia. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 8. Art. No.: CD005532.
  1. Martineau, A.R.; Jolliffe, D.A.; Hooper, R.L.; Greenberg, L.; Aloia, J.F.; Bergman, P.; Dubnov-Raz, G.; Esposito, S.; Ganmaa, D.; Ginde, A.A.; et al. Vitamin D supplementation to prevent acute respiratory tract infections: systematic review and meta-analysis of individual participant data. BMJ 2017, 356, i6583
  1. Roth, D. E., S. A. Richard, and R. E. Black. Zinc supplementation for the prevention of acute lower respiratory infection in children in developing countries: Meta-analysis and meta-regression of randomized trials. Int. J. Epidemiol. 2010;39:795–808.
  1. Basil MD, Levy BD. Specialized pro-resolving mediators: endogenous regulators of infection and inflammation. Nat. Rev. Immunol. 2016;16: 51-67.
  1. Calder, PC. Omega-3 polyunsaturated fatty acids and inflammatory processes: nutrition or pharmacology? Br. J. Clin. Pharmacol. 2012;75: 645-662.