Vitamina D y Calcio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Una de las grandes paradojas de nuestro tiempo es que descubrimos el valor del sol no solo para la vida humana, sino también para la síntesis de vitamina D en la piel. Sin embargo, en el mismo período nos dimos cuenta de que demasiada exposición al sol, en momentos específicos y en grupos de personas más susceptibles, causa un gran aumento en diferentes tipos de cáncer de piel, como melanoma, carcinoma de células basales entre otros.

La vitamina D, ahora considerada una hormona funcional, tiene numerosas tareas esenciales en nuestro cuerpo, participando en el crecimiento, el desarrollo y algunas funciones relacionadas con el sistema inmune y el funcionamiento de los órganos vitales. Tiene dos fuentes principales: la vitamina que proviene de los alimentos, algunas frutas, verduras, productos lácteos y especialmente algunos alimentos fortificados.

La segunda fuente es la vitamina D que se sintetiza en la piel, bajo la acción de los rayos del sol.
Esta vitamina es muy importante y actúa junto con el calcio, uno de los minerales principales en nuestro cuerpo, para proteger de tejidos como huesos, dientes y ayudan durante el crecimiento. Esta sinergia tiene la posibilidad de proteger nuestro organismo de las deficiencias agudas, eliminando el calcio de sus depósitos y redirigiéndolo a la sangre, para luego distribuirse en donde se necesita.

Quizás el mayor problema nutricional en esta ecuación es la nueva tendencia en las restricciones dietéticas y la atención médica exagerada. El calcio proviene especialmente de los alimentos derivados de la leche, porque proporcionan mayores volúmenes por cantidad ingerida y su absorción es mayor. Por diversas razones, una gran cantidad de personas en todo el mundo están reduciendo su consumo, especialmente de leche, pero también de sus derivados. Por cuestiones, religiosas, creencias, modas, por intolerancia a la lactosa, alergia a la proteína de la leche de vaca y por situaciones ambientales, como la formación de la huella de carbono, grandes grupos de personas, especialmente en condiciones de riesgo, como bebés, adolescentes y las mujeres embarazadas, están reduciendo su consumo de calcio al disminuir su consumo de productos lácteos. Es cierto que los alimentos vegetales tienen calcio, y algunos en buenas cantidades, pero sin duda, su absorción es proporcionalmente menor, y tendríamos que consumir volúmenes bastante grandes para compensar la extracción de leche y productos lácteos.

Si reducimos la exposición al sol para protegernos, o usamos protectores solares que bloquean cada vez más los rayos necesarios para la síntesis de vitamina D y paralelamente reducimos el consumo de productos lácteos, que son fuente de calcio y que a menudo son enriquecidos con vitamina D, tendremos un gran problema. Es muy probable que exista la posibilidad de tener deficiencia en vitamina D y calcio y esto repercutirá en el crecimiento, desarrollo y la función respiratoria de nuestro organismo.

Los alimentos enriquecidos o fortificados con vitamina D y calcio son una excelente alternativa. En algunos países la leche es enriquecida con calcio y vitamina D, así como jugos industrializados y otros productos. La suplementación se debe utilizar bajo la guía adecuada y asegurando las recomendaciones necesarias para cada edad y rango de riesgo.

La alimentación por leche materna exclusiva durante la infancia es una excelente fuente de vitamina D Y calcio.

Al introducir alimentos complementarios, debemos diversificar nuestros alimentos al máximo para garantizar la composición adecuada de nuestras comidas. Si es necesario, los suplementos garantizan el reemplazo de pérdidas o deficiencias. En el primer año de vida, la asociación A y D ha garantizado la protección contra deficiencias importantes. El uso de fórmulas lácteas en ausencia de lactancia materna garantiza el suministro de vitaminas y minerales. Los suplementos que combinan vitaminas con calcio pueden ayudar en casos de restricción dietética. Incluso las restricciones extremas pueden contar con suplementos especialmente formulados para esta audiencia, como los veganos.