¿Sabes qué son los Probióticos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp


Pero las bacterias que forman el microbioma son susceptibles a lo que comen, el término flora normal -aunque ya no se usa- explica bien el concepto: las bacterias necesitan comida, igual que un prado necesita agua, sol y fertilizante. Si no los hay en cantidad suficiente, el crecimiento es pobre. El alimento de las bacterias son los llamados prebióticos, carbohidratos que nuestro intestino no es capaz de absorber pero que estas pueden usar como sustrato para crecer.

El intestino, entonces, es el sitio donde se localiza la mayor parte de la microbiota en el cuerpo. Justo ahí hay una gran cantidad de tejido linfático, sitios donde los linfocitos -un tipo de glóbulos blancos y por lo tanto parte del sistema inmune- lo usan como sitio de entrenamiento. Visto de una forma muy simplificada, la riqueza de bacterias del microbioma ayuda a los linfocitos a reconocer las bacterias que son nocivas de las que no lo son, y esto a su vez, fortalece el sistema inmune y le ayuda a reaccionar de mejor forma ante infecciones por microorganismos causantes de enfermedades.