Nutrición, inmunidad y vacunas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Preguntas frecuentes

¿Qué dice la ciencia sobre la relación entre nutrición, inmunidad y vacunas?

Varios estudios han revelado la relación entre el nivel de micronutrientes, la salud inmunológica y la respuesta a las vacunas. Se ha demostrado que las vitaminas y los minerales apoyan a varias células inmunológicas en sus funciones únicas: macrófagos, que destruyen los patógenos; Células T, que matan a las células infectadas por virus; y células B, que secretan anticuerpos protectores. Estas mismas células también juegan un papel en la generación de la respuesta del cuerpo a las vacunas.

La ciencia en el foco

El metaanálisis de nueve estudios de vacunas contra la influenza reveló que las personas con deficiencia de vitamina D eran 1/3 menos probables que aquellas con un nivel adecuado a generar niveles “seroprotectores” de anticuerpos contra dos de las tres cepas de influenza en una vacuna. Vitalmente, aquellos que están “seroprotegidos” tienen 50% menos posibilidad de que se enfermen de influenza.

¿ Dónde la suplementación dietética juega un papel importante?

Basado en datos extensos preclínicos y clínicos, es ampliamente aceptado que el sistema inmunológico, incluyendo la producción de anticuerpos, está apoyado por un nivel adecuado de nutrientes como las vitaminas A, B6, B12, C, D, E y folato, así como zinc, selenio, cobre y magnesio. Sin embargo, los niveles de nutrientes necesarios para apoyar a una respuesta ideal del sistema inmunológico (incluyendo los mecanismos relacionados con la generación de anticuerpos) no se pueden lograr fácilmente únicamente con la dieta del día a día. Aquí es donde la suplementación dietética ofrece a los consumidores la oportunidad de aumentar de manera segura y eficaz sus niveles de nutrientes para apoyar una función inmunológica ideal.

¿Por qué son importantes estos resultados?

Este trabajo de investigación demuestra aún más el papel importante del nivel ideal de nutrientes y la suplementación para apoyar la salud inmunológica y garantizar una respuesta a la vacuna más robusta. Los resultados son particularmente importantes hoy en día, con el escenario de los programas actuales de vacunas en todo el mundo, ya que el 60% de los consumidores están actualmente preocupados por su inmunidad, y el 43% está específicamente preocupado con la resistencia a enfermedades epidémicas.